¿De dónde venimos?

Este club deportivo nace a iniciativa de 3 profesores con amplia trayectoria en artes marciales tradicionales japonesas, con ánimo de crear un espacio independiente y adaptado las necesidades de nuestras disciplinas, donde el practicante puede sentirse como en casa.

¿Por qué practicar artes marciales? ¿No es un sistema violento?

Aunque el origen general de las artes marciales son las técnicas de guerra en períodos pasados convulsos, su codificación posterior además de la incorporación de filosofía y un código de conducta lo convierten en algo más que un deporte o un sistema de defensa personal.

¿Es un deporte más?

Aunque cada sistema puede tener (o no) un sistema de competición, al igual que en el resto de facetas de desarrollo marcial, el objetivo es «superarse a uno mismo».

En Japón y en Oriente en general, su filosofía empuja a cada individuo a dar lo mejor de sí mismo, por ello no cabe compararse entre individuos como ocurre en la sociedad occidental. En este dôjo encontrarás profesores comprometidos con esta forma de enseñanza.

En nuestro dôjo caben todas las disciplinas cuya razón de ser sea el desarrollo personal del practicante: salud, defensa personal, desarrollo personal mediante la disciplina mental y la mejora de la autoconfianza.

No tengo experiencia, ¿puedo practicar? 

No es necesaria experiencia para comenzar a practicar, ni ser joven, ni tener cualidades atléticas. Los grupos cuentan con profesores que adaptan la clase a las posibilidades de los practicantes, sin perjuicio de los más avanzados ni de los recién llegados.